sábado, 11 de abril de 2009

LOS ENTIERROS (Poesía)

Raúl Otero Reiche

El bulto de los entierros de las antiguas mansiones
sombrías y silenciosas de la época colonial,
se fue con sus pavorosas y satánicas visiones,
una noche desolada de surazo y temporal.

Cuando el buho graznaba en los fríos torreones,
centinela vigilante de la plaza principal
y pasaban lentamente fantasmales procesiones
a la luz parpadeante de una lámpara espectral.

Negras nubes ascendían del selvático horizonte
con sus rachas pavorosas y un relámpago en el monte
respondiendo a las señales de algún rojo calendario,

y cuando era más fatícico el aullido de los perros
y los cielos recogían su selénico sudarios,
en los pórticos ardían, plata y oro, los entierros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada